Los secretos del meteorito marciano que cayó en Marruecos

La roca encontrada hace un año en el desierto contiene cristal negro y viajó por el espacio 700.000 años antes de atravesar la atmósfera terrestre

j. de jorge / madrid
Día 12/10/2012 - 02.07h

Más de un año, en julio de 2011, un meteorito proveniente de Marte cayó en el desierto de Marruecos tras atravesar el cielo como si fuera una bola de fuego. Los fragmentos de la roca, llamada Tissint, pudieron ser recuperados y analizados por un equipo internacional de científicos, que ahora ha desvelado algunos de sus secretos en la revista Science. Los investigadores explican que el meteorito está compuesto por una gran cantidad de vidrio negro que puede contener suelo del Planeta rojo, pero no hay evidencias de ninguna antigua forma de vida. Aunque hubiera existido alguna vez, probablemente ese tesoro marciano habría sido destruido durante el viaje. Y es que la roca flotó por el espacio de 700.000 a un millón de años antes de precipitarse sobre la Tierra.

Tissint es un meteorito muy valioso. La mayoría de estas rocas espaciales no se observan al caer, sino que se encuentran mucho tiempo después -muchas de ellas en la Antártida- y deben ser sometidas a una serie de comprobaciones para determinar su procedencia. Sin embargo, la de Marruecos cayó en julio y sus restos comenzaron a recuperarse en octubre, antes de que el contacto con el ambiente de nuestro planeta comenzara a afectarle seriamente por la erosión o la contaminación. Solo otros cuatro meteoritos marcianos han sido recogidos tras contemplarse su caída.
Los análisis han desvelado que Tissint tiene una gran cantidad de vidrio negro que puede contener suelo marciano. La roca muestra evidencias de tres componentes distintos derivados del interior, la superficie y la atmósfera de Marte. Para explicar la naturaleza de la composición de Tissint, los autores proponen que la roca fue desgastada por los fluidos derivados de la superficie del planeta rojo, que atravesaron el suelo marciano. Estos fluidos se depositaron posteriormente en las fisuras y grietas de la roca.

Ardiente fusión

Posiblemente, la roca salió disparada hacia el espacio cuando un asteroide u otro cuerpo chocó contra Marte. Durante el choque se produjo una fusión que pudo haber producido el cristal negro y retenido en él las firmas químicas características de la superficie marciana. Los científicos no han encontrado señales de ninguna antigua forma de vida. «Debido a que la roca marciana fue sometida a un calor tan intenso cualquier forma de vida microbiana que pudiera haber existido en lo profundo de sus grietas habría sido destruida», señala Chris Herd, investigador de la Universidad de Alberta que ha participado en los análisis de la roca.
El rover Curiosity analiza en estos momentos sobre el terreno si Marte pudo haber albergado vida alguna vez, pero los científicos creen que la mejor oportunidad para aclarar el misterio es una misión que traiga a la Tierra rocas del Planeta rojo, algo que la NASA se propone conseguir en unos años.

Fuente: http://www.abc.es/20121011/ciencia/abci-secretos-meteorito-marciano-cayo-201210111704.html

14-10-2012