Homenaje a Arthur C. Clarke.

Arthur C. Clark en una foto de archivo del 9 de mayo del 2007 Colombo, Sri Lanka /   AP / Gemunu Amarasinghe.

 

Son muchos los personajes ilustres que de una manera u otra ha aportado tanto al mundo del misterio y que nos han dejado en poco tiempo.
Arthur Charles Clarke muere en la madrugada del miércoles a las 1:30 (las 10 de la noche, hora española) en Colombo (Sri Lanka) a los 90 años de edad.
Para muchos considerado como inventor del futuro, nació el 16 de diciembre de 1917, en Minehead (Inglaterra), ya desde niño apasionado por la astronomía y por la evolución del propio ser humano y del lugar que este ocupaba en el universo. Su casa de Londres se convirtió en cuartel general de la sociedad interplanetaria de la cual sería presidente.
Planteó la posibilidad de que los satélites geoestacionarios podían ser centros de telecomunicaciones, en 1969 Clarke narró en la cadena de televisión CBS la llegada de la cápsula Apolo a la Luna, más tarde también informaría de las misiones Apolo XII y Apolo XV.
Escritor de numerosos trabajos literarios, narraciones y artículos, optimista en cuanto al progreso científico del hombre y los beneficios que ello conllevaría.
De alguna manera ligado al mundo del misterio y lo inexplicado. En 1992 presentaría la serie “Misterios del mundo” editada por Yorkshire Televisión, adentrándonos en los enigmas de este y de otros mundos, dando a mí manera de ver un toque de dignidad a los temas relacionados con el misterio.
Pero ante todo, su celebridad se debe a su novela “2001: Odisea del espacio” que Stanley Kubrick llevaría a la pantalla en 1968, todo un éxito del cine de ciencia ficción.

 

“Misterios del mundo” serie documental sobre lo inexplicado (Yorkshire Televisión).

 

 

El escritor y futurista sufrió el síndrome post polio durante muchos años, terminando postrado en una silla de ruedas.

En diciembre del 2007 Arthur C. Clarke se lamentaría de no haber sido testigo de ninguna evidencia extraterrestre, pidiendo por su cumpleaños tres deseos, que los extraterrestres se manifiesten, que los hombres den una patada a su dependencia del petróleo y que Sri Lanka alcanzara la paz.
Y con este deseo de Paz me despido de esta gran persona hasta que el destino así lo decida.

 

Fran Recio.

© 2008 Francisco Recio.