El 27 de marzo del 2005, algo golpea en mí mente y en mí corazón, a los 63 años y víctima de una larga enfermedad fallece mí admirado doctor  Jiménez del Oso.
Nacido en Madrid, el 21 de julio de 1941, da su primera conferencia sobre Vampirismo en la literatura, contando con apenas 18 años, en poco tiempo destaca como uno de los mayores defensores y divulgadores de “esa otra ciencia” persona de ojeras perpetuas, las cuales confieso me daban más miedo que las historias que contaba, y es que ya muy de joven y con las emisiones de “La Puerta del Misterio” en TVE, ya me sentía atraído y parte de un “mundo” en el que hasta hoy sigo inmerso.

Mí buen amigo, el doctor Jiménez del Oso logró el reconocimiento merecido en una labor y una épocas primeras del misterio en nuestro país, si es culpable de algo, tan solo lo es de ser el responsable de que muchos de los que hoy estamos inmersos en “esa otra ciencia” sea en parte debido a él. Sabía transmitir cualquier tema de forma que te hacía estar expectante fuese cual fuera el tema.
Con una capacidad sorprendente de llegar al público, envidiada incluso por los escépticos, los cuales, muchos de ellos lo admiraban. Dirigió numerosas publicaciones y programas de difusión del misterio.
Su formación en medicina dignificaba el misterio y sigue resaltando aun después de haberse marchado y  a pesar de ese tenue aspecto gozaba de un gran humor.
El día de su fallecimiento, las listas de correo se saturaron, y hoy, años después quiero decirle, que le sigo recordando, que le admiré y que le admiro, por siempre haber conservado la entereza, por su labor en Pro de un mundo que sigue clamando dignificación, por que siempre se mantuvo al margen de polémicas, por que siempre estuviste ahí, en el mundo del Más Allá, por que estás y estuviste con nosotros.
Gracias Maestro!!

 

Fran Recio (23-8-2011)