El esoterismo, la magia e incluso el ocultismo, no están tan lejos de la parapsicología.
Estudiar el mundo desconocido que nos rodea, nos implica inexorablemente tener amigos como el profesor Anton, clarividente, facultad perfectamente tipificada en los manuales de parapsicología, trata las vidas pasadas, realiza cartas astrales con su correspondiente interpretación y está versado en los secretos ocultos de la magia.

Hay personas que tan solo con acercarse a ellas ya se siente “Un algo especial” esto es lo que me sucedió con el Profesor Anton a quien con tan solo haberlo  visto en persona un par de veces, son más que suficientes para entender que me hayo ante una persona íntegra, es decir, ausente de mezcla, un conocedor de artes adivinatorias y mágicas, artes por otra parte mal tratadas por muchos, pero Anton recupera su verdadera esencia.

Sobre todo un amigo y gran persona, excelente profesional en sus mancias y sobre todo una persona que es como le gusta, como debe ser.

 

Fran Recio (27-7-2013)