11 de Diciembre, nuevo avistamiento en Montserrat.

Tantas noticias sobre avistamientos en todo el mundo dan que pensar, son tantos los lugares en donde se aparecen, como si se tratase de un plan de sensibilización colectiva. Es como si la humanidad necesitase aclarar algo que ella misma intuye, algo superior, demasiados desastres nos golpean, hay como una necesidad de que las aguas vuelvan a su cauce, que nos humanicemos más.
El hecho de las formas con que se muestran no son importantes si no su mensaje, o lo que quieren resaltar mostrándose en lugares muy concretos, en muchas ocasiones lugares marcados por la tragedia, últimamente también se han dejado ver en Argentina, en  un lugar cercano a la amazonía, tal vez nos comentaba Luís José durante su charla, se deba al sueño de una unificación de esos países cercanos.

Momentos antes de subir a la explanada, Jaime nos contaría experiencias ufológicas. (Junto a los compañeros de Vador)

Como cada día 11 nos  volvíamos a reunir en la explanada que se encuentra de camino al santuario de Montserrat, después del café de rigor en el hotel Bruc.
Ya hace algunos meses que comentábamos acerca de la sequía ufológica en esta explanada, sin embargo y para asombro de todos, en esta fría noche se rompería la racha.
Una temperatura fría, el termómetro de mi coche marcaba apenas el grado centígrado, pero la ilusión y el abrigo nos hizo estar allí pese a la baja temperatura, un cielo despejado, que nos mostraba su inmensidad y belleza, muy pocas estrellas fugaces, es decir, ninguna vimos, como tantos detractores de estos encuentros comentan, como si los meteoritos o las estrellas fuesen algo tan habitual en este lugar.

Luís José Grifol.

Luís al poco de llegar ya hizo una petición ya que como sucede en cada encuentro, siempre hay personas primerizas, un cielo tan bonito y despejado invitó a que les pidiese que se mostrasen desde una estrella muy luminosa y en dirección a la derecha, al igual que ya sucedió ante las cámaras de televisión española, ya que se trataba del último día 11 del año les pedimos algo que nos dejara un buen sabor de boca, algo que nos llenase de alegría.
Ya han confirmado con sus trazos que no intervienen más en nuestras decisiones para no mermar nuestro libre albedrío, se mostraron con un derroche de luz energética que fue algo sorprendente.
Sky watching, (mirar el cielo) una jornada en que la constelación de Orión estaba claramente visible, una jornada para hablar de temas cercanos a la espiritualidad da más posibilidades de sus trazos confirmadores o negadores, temas relacionados también con ellos.
En esta velada y como en otras me acompañaba la investigadora del misterio Raquel Abad quien ya se ha vuelto una asidua de estas reuniones, un clima discernido se da en cada velada, tan solo interrumpido ocasionalmente por personas profanas a la materia con ganas de alborotar.

La explanada concurrida en este 11-12-2008 a pesar del frío.

Pero en esta ocasión poco se harían esperar, la hora sobre las 12:30, un increíble trazo luminoso pasó desde una estrella muy visible hasta perderse de forma horizontal a los pocos instantes, nuestras peticiones se habían visto cumplidas y un trazo de gran belleza se nos mostró en el último encuentro del año.
Unas inteligencias que dominan la materia y que son capaces de mostrarse ante nuestros ojos con el aspecto físico que deseen, de ahí que haya tan diferentes formas de avistamientos, nos comentaba Luís que se nos muestran así para que no nos cause trauma, ya que de mostrarse como lo que en realidad son, energías puras su visión podría causar pavor y espanto, un choque con algo desconocido y  superior que puede traumatizar.
Tras ver este estallido de luz, una exclamación al unísono se escuchó en la explanada, algunas de las personas presentes como los compañeros de Vador decían que había sido como un fogonazo, a los pocos instantes uno de menor intensidad se dejaría ver para algunas de las personas allí presentes, un avistamiento producido mientras Luís José nos comentaba acerca de astronomía y de cómo ellos se nos muestran.

Recreación del avistamiento por Luís José Grifol.

Un avistamiento sugerente que aún más nos animará en el próximo encuentro.
Os esperamos el próximo 11 de enero, a ver que se nos revela en el primer encuentro del año.

Fran Recio (1-1-2009)