11-8-2008 Carta a Luís José Grifol.

En esta ocasión he decidido redactar  los sucesos del 11 de agosto del 2008 mediante una carta a un amigo, al contactado Luís José Grifol.

Esta misiva es de agradecimiento Luís, por todas las madrugadas que nos acompañas en la explanada de Montserrat. Amigo, desde hace más de 30 años nos amenizas las veladas con tus relatos, con las vivencias y experiencias de un contactado, pero quiero que sepas que la primera vez que acudí a esta explanada lo hice con cierta desconfianza, he tenido oportunidad de conocer a muchos investigadores y contactados, algunos han hecho de sus experiencias una manera de vivir, se han prostituido tras la ufología y nos intentan envenenar con sus engaños, y aún siendo sus experiencias iniciales del todo ciertas han acabado por sucumbir ante una manera de lograr fama, dinero y adeptos, pero tú, mí amigo, no pasas el platillo en Montserrat, no muestras tus libros después de una charla, no intentas hacer negocio ni vas de “gurú” de la ufología.
Con enorme respeto te diriges a “los de arriba” y ellos corresponden en muy numerosas ocasiones a tus peticiones y de seguro que también a las de muchos de los asistentes. Con trazos luminosos de enorme belleza confirman situaciones, estrellas fugaces o meteoritos para muchos, ¿pero acaso estos cuerpos celestes hacen caso a peticiones?, reconozco que me he sorprendido en más de una ocasión, estos trazos luminosos parecen tener consciencia, son inteligentes.
Algunos contactados muestran desilusión, en cambio tú, día a día muestras ilusión renovada  y la transmites.
En este día 11 de agosto se han vuelto a mostrar, aunque yo no he tenido la suerte de verlos, pero muchos han sido los que han visto los trazos, cada día parece que estamos más cerca de algo, algunos comentan que el gran “encuentro” está próximo, pero esta pregunta me la reservo para la próxima ocasión..
Desde hace algunos meses mi ilusión es más creciente y has influido en que cada día tenga más interés por la ufología, estoy convencido de la existencia de ellos, pensar que estamos solos en la inmensidad del universo es algo que carece de sentido.
Me alegro cada vez que me encuentro con tigo y con todas aquellas personas que unidas por un mismo interés acuden a escucharte y a expresar sus inquietudes y opiniones.
Ciertamente creo que tienes razón, los “de arriba” no están para dar espectáculos ni para ser presas de las cámaras, aunque en multitud de ocasiones lo hayan permitido, estas inteligencias no están para salvarnos, en esta madrugada una señora comentaba acerca de por que no la ayudaban con su enfermedad, pero estas manifestaciones no están para eso, nosotros somos los que hemos de salvarnos, pero nos trasmiten esperanza sin pretender mensajes mesiánicos, nos alertan de peligros y se manifiestan en los lugares donde hay una mayor injusticia social.
En esta madrugada y de entre la multitud, un puñado, tal vez menos, se mofaron del asunto y te increparon, personas que trasladan sus botellones y su nada graciosa risa a estos encuentros. La montaña no es propiedad privada tuya, cierto, pero ¿acaso pides que te crean? ¿Pides adeptos? ¿Exiges devoción? Ciertamente no. Cada uno acude libremente y animas a que cada uno y de forma personal tenga sus experiencias, a que juzgue por sí mismo.
En esta madrugada no pudiste más que marchar, acabada tú paciencia, mucha más de la que yo hubiera tenido, una agradable charla fue frustrada por unos pocos y precisamente en esto quiero hacer hincapié, Luís, son tan solo un puñado y sé que no es la primera vez que te pasa y sin embargo al mes siguiente vuelves con ilusiones renovadas, y yo te animo a ello, que somos muchos los que te apreciamos y disfrutamos con tus palabras, así que por último, tan solo decirte que te esperamos el próximo día 11 de septiembre, de seguro que “los de arriba” también te esperan.
Luís José, gracias por estar ahí, gracias por ser mí amigo.

Fran Recio.

Fotos del 11-8-2008.

 

Fran Recio 23-8-2008.