Siendo Viernes once de Julio vacacional, y con cielo despejado, en la Explanada de los Avistamientos montserratina, se han dado cita muchas personas. Tras proponérselo a estas y declarándose de acuerdo. Pedimos mentalmente a Los Señores del Cielo que de tener algún acierto en lo que hablamos, por favor, nos lo hagan saber mediante un desplazamiento OVNI de Suroeste a Noroeste, es decir  hasta la Osa Mayor, a la que contemplamos de frente para evitar el reflejo de luna que nos invade progresivamente. Luna Llena al noventa y siete por ciento.

Al cabo de un rato de conversación Los avistamientos en Montserrat, comienzan justo por el solicitado Suroeste, sobre Can Massana. Son dos OVNI sorprendentemente encendidos de verde esmeralda a los que se van adicionando nuevos de a dos que de forma seguida y sin apagarse, realizan, aparentemente de forma aleatoria, notables incrementos de luminosidad calificable de viva y bella,  avanzando con parsimonia, cercanos  y por parejas a distancia bastante regular, como en procesión  También descendientes y  siempre en trayectoria hacia nuestra derecha, dirección la Osa Mayor, como en respuesta a la petición, y a las muchas personas que entusiasmadas les señalan con sus láseres de luz asimismo verde. Como jugando quienes los esgrimen como a rebotarla temerariamente incidiendo sobre los mismos, supongo que sin consciente agresividad o falta de respeto. Desplazándose los OVNI  también algunos repentinamente en dicho avance, mediante verdaderos arranques de aceleración instantánea, como a saltos, al estilo tecnológico que les caracteriza y que dimana de su poderío.

También se han visto luces blancas desplazándose a velocidad moderada, como contenida, y deteniéndose sobre la Explanada de los Avistamientos que de permanecer así encendidas acaban confundiéndose con estrellas. Ha sido precisamente eso y mirando al propuesto Noroeste, también señaladas profusamente mediante otros láseres. A partir de los primeros avistamientos el tono de los comentarios se ha incrementado progresivamente, hasta llegar a uno elevado y sostenido.  Diversos  niños también alertan y comentan alegres a su manera, denunciando sin ambages lo que les parece anormal, lo cual demuestra cuán mentalizados se hallan y como lo toleran sus padres.

Ello me alegra mucho y satisface.

Luís José Grífol 28-7-2014