Siendo  un bonancible fin de semana estival,  y habiendo cundido por diversos medios, la noticia de lo ocurrido el pasado once de Mayo, tras un once de Junio lluvioso, y por ende inhábil.  Se produce tal afluencia  de interesados por la Ovnilogía que, en los aparcamientos habituales adyacentes. no cabe un alfiler. Acabo de embelesarme con cinco luciérnagas aparecidas por primera vez en el jardín que cuido desde los nueve años.
Me alegra saludar efusivamente a tantas amables personas  amigas, cuya  mayoría lo son desde hace bastantes años, como Francisco Recio, gracias a cuya Página Web se difunden los acontecimientos montserratinos como Enclave OVNI. Todo ese respaldo me reconforta y mi plena confianza en Los Señores del Cielo, me tranquiliza para tratar de actuar adecuadamente.
En la aproximación a pie por la carretera hacia la Explanada elevada, desde el emplazamiento de los vehículos a lo largo de los arcenes, se percibe alegría y aplausos.  Muchas familias llevan a niños de edades diversas, incluso bastante pequeños.
Ya emplazados para la reunión y observación, por vigilancia del cielo. Pregunto a la multitud si los aplausos que se han producido minutos antes de nuestra llegada,  se corresponden con algún avistamiento OVNI y responde que no.
Para entrar en materia resalto la especial situación política a nivel mundial, tan agitada como siempre, con la deficitaria Grecia incorporada a Europa, Rusia sancionada por recuperación de territorios y China, segunda potencia económica mundial que, no tiene petróleo, deseosa de hacerse con el que subyace en el mar que aún lejano, bañando a muchos países y ex colonias, lleva su nombre,  pues los geólogos han descubierto que lo contiene.  Pero a diferencia de en otras épocas, con la novedad de que los dirigentes de los grandes bloques, en el transcurso de sus debates y explicaciones, de forma inusual, aluden  reiteradamente a la unidad mundial, como algo necesario e imparable,  en trámite de gestión para consolidarse. Cual necesidad  ineludible para poder seguir progresando  como  verdadera Comunidad de Naciones del planeta Tierra; como si hubieran recibido instrucciones de Los de Arriba, por ser  sus auténticos dueños.. La causa principal de muerte es el hambre, sobrando la violencia y saña de los conflictos bélicos pues no conducen a nada y es una lacra tan arcaica como la propia humanidad, e impropia del siglo XXI en el que nos hallamos, cumplido un decenio y medio, supuestamente civilizados tras tantos años de fragua y lecciones por desastres derivados de un egoísmo exacerbado, inconscientes de sus consecuencias e inmisericordes.
De pronto, por el megáfono que alguien tiene,  bajo la Explanada de los Avistamientos, a pie de carretera,  ruegan  al propietario de un vehículo que lo cambie de posición  pues impide la circulación de otros. Responde una señora a la que animo a moverlo con presteza, para eludir posibles tensiones que puedan romper la necesaria concordia.  A este respecto, al día siguiente,  por su smartphone, el investigador ufológico César Ortiz de quien durante la reunión, recabé su ilustración, por haber estado en el monte Ararat del arca de Noé, me escribe luego lo siguiente: “Buenos días, ayer me gusto, ya que la gente se comportó, cuando subamos con la Caravana del Misterio te aviso para grabar un reportaje como DIOS manda”. 
Al poco, se enciende un foco de luz purísima como la de un zafiro que parece divinal y se apaga. A lo que la gente responde espontáneamente agradecida con un aplauso, reacción que ya suele tener.  A unos ocho segundos, vuelve a producirse  similar encendido, pero como en un peldaño más elevado y de nuevo surge el aplauso de agradecimiento, y así sucesivamente la friolera de hasta unas diez veces, subseguidas de nuestra misma respuesta. Componiendo  de tal suerte, una trayectoria ascendente hacia el punto más valioso del cuadrante cartesiano superior derecho, que lo es también  de la suma positividad. 
Quizás el final, previo a que nos invada la niebla y obligadamente concluyamos sobre las tres de la madrugada, lo rubrican ELLOS mismos con un breve pero potente trazo oblicuo descendente entre las estrellas Phecda y Merak, desde su elevado posicionamiento, hacia nuestra izquierda, y del mismo color plateado rutilante.
La extensa y abundante respuesta de los Ángeles Extraterrestres, no ha podido dejar indiferente a persona experta alguna. Resultó tan generosa por su parte que, a la hora de resumir la maravilla acontecida, aún me parece increíble, pues el gentío llegó a acostumbrarse a ese diálogo mental-visual extraordinario, pero como si se tratara de una posibilidad normal,  la de un diálogo casi en plan de francachela con los Seres Superiores.  Como ya llevamos muchos años con estas prácticas, tal  condescendencia de los Señores del Cielo, estimo que pudieran ser el preludio de alguna concesión de experiencia fuera serie. Queda claro que pidiéndoles el favor de que aplicaran su iniciativa por el espacio propuesto entre la Osa Mayor y la cima de Montserrat, verdaderamente salimos ganando ¡¡ y de qué manera!!  Porque para posibilidades las suyas.

 

Luís José Grífol

 

17/7/2015