Siendo Sábado y con tiempo bonancible, aun con estratos nubosos, se produce  una muy notable afluencia de personas a Montserrat. El parking del hotel Bruce se halla a rebosarQuienes acuden por primera vez quedan sorprendidos por ello de que así suceda luego de casi cuatro décadas, de demostraciones de Contacto Mental Visual, pues se consiguen evoluciones OVNI en el cielo increíblemente exactas, que como gran sorpresa, causan perplejidad, pues superan  con creces lo imaginado como posible. Por acepto y obra de sus poderosos gobernantes, quienes con ello graban sus señales energéticas en nuestra mente y Espíritu.

Al amable taxista Mariano Gutiérrez, aficionado a los OVNI, con quien acababa de hablar hacía un rato, le pido que guíe a quienes declaran sentirse preocupados por no conocer la ubicación del sitio de encuentro para observar el cielo. Pues  trato de atender a la gente que me inquiere, para explicar detalles y despejar dudas según me lo requieren. Pero al rato, a punto de partir, me pide que le preceda pues dice tener alguna duda en cuanto a los desvíos. Proponiéndome encender la luz verde del techo su taxi para que lo vean bien como coche guía, lo que me parece acertado.
Tras el cierre del hotel Bruc a media noche, según un analítico amigo, que me lo detallará posteriormente, nos aguardan treinta y nueve coches para ponerse en cola, y  comenzar el ascenso muy despacio, para que nadie se accidente, con especial atención a los últimos  kilómetros y no lastimar a nadie de quienes, caminando ya se reagrupan a pie. Flanqueados por los  aparcados en los arcenes a lo largo de casi tres kilómetros más los recién llegados en búsqueda de plaza. Llegamos así a la Explanada, seguidos de una llamativa caravana que no cabiendo. en las inmediaciones, debe extenderse pausadamente, colocándose tras la misma en dirección al Monasterio de Montserrat, viniendo a constituir .el neto indicativo de los nuevos  bienvenidos visitantes, recién incorporados.
Ya situados todos, recuerdo la importancia de la Montaña y el no perderla de vista, proponiendo con la aquiescencia de todos: pedir esta noche a ELLOS que, si es posible se manifiesten sobre la misma bajo nuestra posición, aunque bastante erguidos, pues lindamos con la base de sus prominentes elevaciones. Al poco rato de charla sobre la Ufología con el comentario de importantes mensajes que constituyen pauta de conducta humana  en esta existencia. A  tenor de la exaltación de muchos que los señalan y describen, los OVNI ya aparecen  como solicitado, sobre la cornisa norte montserratina, la más batida por los fríos y límpidos vientos del Norte, diríase que despejando dudas, desinhibiendo y liberando de opresión a nuestras mentes.
En el nivel en el que, según manifiestan los testimonios que afanosamente escrutan la zona celeste, un OVNI sin descender se revela como tal, pues de parecer una estrella, comienza a desplazarse. Al poco, otro OVNI sigue de cerca a velocidad constante y misma velocidad, a otro que le precede, y  otro OVNI encendido de azul, realiza una curva dejando visible un tiempo, su bello rastro luminoso  del mismo color. Más tarde, otros  OVNI , que pudieran ser los mismos descritos, realizan movimientos erráticos que entusiasman a los presentes, quienes los describen coincidentes, pues concuerdan en la matización de sus características, resaltándolas con parecidas eufóricas exclamaciones. Lo cual verificamos quienes nos hallamos entre el gentío sobre la Explanada, desde donde divisamos ampliamente a personas y sus vehículos por doquier en ambos arcenes de la carretera. Desde Can Massana hasta un  buen tramo de la misma, rebasada la misma, en dirección a la Abadía.  Constituyendo el claro indicativo de cuantas personas  han subido por primera vez a Montserrat para tratar de avistar a los fascinantes OVNI.
Los de Arriba, cuando deciden manifestarse, en plan demostrativo de su presencia, suelen hacerlo bastante seguido para convencernos  de manera  convincente  sin dar pábulo al desánimo. Un gran avistamiento, por cercano e imponente,  suele significar la confirmación de lo más importante, aseverado a veces como reiteración,  con encendidos sucesivos  en una trayectoria si se presta a el caso. Pudiendo coincidir también, con el momento álgido de una enseñanza,  resaltándola incluso con un impacto sonoro, tras el que respetuosamente, es recomendable quedar en silencio, por no abusar de su benignidad y concesiones. Especialmente, para fijar ideas y sensaciones íntimas, y poder memorizarlas, para mantenerlas y poder  aprovecharlas tal cual en su momento, sin que se deformen por desvanecimiento u olvido parcial.
La gente aplaude mucho cuando llegamos con este numéricamente importante grupo, cuya retahíla abarca unos dos kilómetros. En el ambiente se palpa, la contagiosa emoción por algo indefinido, misterioso e insólito, reforzado por la seguridad de los veteranos desde décadas que cala y reafirma a los recién incorporados, quienes razonando, lógicamente  deducen que no pueden coincidir tantas personas sin un importante motivo, bien fundado, pues las hay de todas las edades y saberes, juntas de noche  sobre una montaña, mirada en alto,  atraídas por el imán la inconmensurable bóveda celeste.
Al razonar en voz alta que por lo hablado y avistado, dado lo avanzado de la madrugada, para evitar fatiga excesiva que pueda repercutir  en nuestra capacidad de conducción, propongo que pudiéramos dar por finalizada la reunión. Se arranca súbitamente un entusiasta fuerte aplauso, muy prolongado. Mientras, satisfechos y animados, aun sin haber bajado unos pasos a nivel de la carretera, y luego caminando hasta sus respectivos medios de locomoción, diversos grupos, ya hacen planes para cuando vuelvan a subir el próximo once, convencidos de que unos han reiterado sus asombrosas experiencias y otros descubierto lo que les ha movido a venir por primera vez, por ser cierto y muy bien fundado.

 

PETICIÓN A LOS ÁNGELES EXTRATERRESTRES.

Puesto que la experiencia nos faculta a considerar lo siguiente: La montaña de Montserrat es la Fortaleza del Grial, sobre la que se yergue la del Espíritu, aquella que han visto ven y verán los Auténticos Iniciados. Dado que los descubrimientos más importantes y sorprendentes han sido como regalo de ELLOS, según lo han cosiderado oportuno en cada momento, aplicando su superior criterio. Nos centramos contemplando la cima de la montaña y solicitamos a los Señores del Cielo, con humildad y Amor, que tengan a bien concedernos: los avistamientos que estimen oportunos para nuestra mejora a nivel interno que propicie nuestra respectiva evolución , expectantes, anhelando esperanzados y confiados, tamaño gran favor.
Se hallan ufólogos sudamericanos de la costa del Pacífico y universitarios de Barcelona, a quienes ya ayudé  hace años, para confeccionar su Tesis Doctoral sobre los OVNI y que ya acabaron de perfilar. Eran  de la  Facultad de Antropología, y también hoy intervenían, habiendo acudido posteriormente con su catedrático quien previamente me había pedido por escrito ayuda de orientación para uno de sus alumnos..
A pesar del gentío, serenamente evitando desmanes, puedo conducir la situación, aceptando al final hacerme fotos que me piden los interesados de diversas edades, recibiendo incluso petición de autógrafos, que no merezco pero me halaga.
Es de agradecer el comedimiento general y hasta la proximidad de un bonito perro lobo que tengo tranquilo recostado a mi lado, quien agobiado el pobre, por las apreturas y por haber olfateado a otro de su especie, según nos aclara una señora, se puso a ladrar un poco, per cesó, tras aceptar el mimo de unas caricias en la cabeza y en el cuello.
Durante nuestra estancia, por el itinerario rodado al norte del macizo montserratino, bajo la luz de los OVNI de ELLOS, siempre vigilantes y generosamente dialogantes si lo merecemos. Se ha orlado también cual con un gran toisón de luz, por destellos de nuestros corazones, que laten  motivados por nobles y fraternales anhelos.

 

Luís José Grífol
19/6/2016