Se omite la crónica del once de Febrero pasado porque serios inconvenientes como la nieve placas de hielo y bloqueos, a muchos nos desaconsejaron subir. Accidentándose muchas personas que incluso quedarondurante horas, a la intemperie con hipotermia y hasta atrapadas en el interior del túnel del Bruc, anejo a la histórica población de Igualada.
Luego de los rigores invernales de los últimos meses, el tiempo se ha tornado algo más clemente, y acuden muchas personas, que añoran el Contacto Mental Visual con los Señores del Cielo.  En cierto modo, ya casi apunta la Primavera, y de hecho  se palpa en el ambiente, pues hace brotar la flores y acelerando el latido de los corazones, si bien retornan algunas lluvias y un poco de frío.

Esta noche, ELLOS se han manifestado cuatro veces muy seguidas sobre nosotros,  por la parte más oscura del firmamento en el Oeste que por bella observamos de preferencia. Alborozándonos tras las penurias y dejando muy pensativos a la mayoría de personas nuevamente reencontradas, quienes lo patentizan convencidas, ya en avanzada la madrugada de lo siguiente: Los Ángeles Extraterrestres nos confirman en el cielo que entre nosotros los  humanos,  naturalmente nacidos de madre terrestre, los hay pero que tienen un Espíritu que no es de aquí. En diversas ocasiones, uno de estos personajes, el en funciones de Jefe,  junto a su compañero, me dijo textualmente hace años en tono de medio de reproche y advertencia: 1/Cuando te pregunten,  no vuelvas a decir que no has visto a los Extraterrestres porque somos nosotros;  2/ Quien así se expresa, hace increíbles vaticinios que se cumplen con exactitud, teniendo poder directo para que se materialicen cerquísima los OVNI,  para que no se nos olvide esa posibilidad y sus capacidades;  3/ Para conseguir nobles progresos,  resulta eficaz, pedir mentalmente a los Ángeles en esencia de otra Dimensión,  por favor, confiadamente y con amor.  Ayuda para el buen uso e incremento de nuestras facultades intelectivas, para  en base a ellas, poder obtener primordialmente satisfacción obrando el bien, en la noble tarea de ayudar al prójimo; 4/  Como dignos potadores de la partícula divina inmortal que llamamos Espíritu, nuestro componente esencial que nos confiere efectividad en el propósito de lograr utilidades de amplio alcance.
Por último, se reanuda el interes manifiesto de al principio, por parte de quienes me han abordado a la llegada casi barrándome el paso por la carretera, para hacer una observación a solas conmigo, acerca de unos brillos que surgen en Montserrat por encima de nuestro emplazamiento, al iluminar con focos una determinada zona de la montaña, y que presumo los causan unas placas reflectantes fijas puesto que no se mueven. Les he dicho que no puede ser, porque vengo para todos los asistentes, sin hacer distingos de selección.  Desaconsejándoles  que se encaramen triscando por vericuetos a localizarlas, por las inseguridades que se dan entre rocas mal asentadas, vegetación resbaladiza por  humedad y las grietas que, son la posible causa de muchos accidentes, incluidas ciertas enigmáticas desapariciones de atrevidos  paseantes y montañeros. Vengo a decirles y medio se convencen,  de que: Los Señores del Cielo, no  andan con  tapujos  ni se ciñen a unos escogidos, pues abiertamente otorgan simples y claras señales luminosas, destinadas a personas comunes  de buena voluntad cuales somos una mayoría. Dejándonos ELLOS, cuando lo deciden en su momento, más que convencidos acerca de la realidad de sus  importantes comunicados, generalmente reiterativos en el tiempo, como remaches en roca dura, para nuestra absoluta certeza.
Un caballero y una dama cultos, de avanzada edad, al final de la reunión, me felicitan públicamente, pues él reconoce que todos los presentes han visto y asumido las cuatro increíbles confirmaciones OVNI, nada más comenzar yo a hablar, luego de hora y media sin haber percibido nada el resto de expectantes, entre los que se hallan: Felipe Andrés Orellana y Jonathan Rodríguez, de Undiciproduzioni, quienes preparan un reportaje cinematográfico, para el cual ya han entrevistado a un veterano monje benedictino de la Abadía de Montserrat.  Además la mencionada señora, manifiestamente emocionada, dice que  ha gustado mucho de todo lo que he detallado en cuanto  a los impresionantes avistamientos multitudinarios  concatenados, habidos a lo largo de los años, en relación a la Celestial Persona del Señor Jesucristo.

 

Luís José Grífol
20/3/2015