Sin duda alguna los días 11 en Montserrat continúan en auge. Cada mes, decenas e incluso centenares de personas nos reunimos en la explanada cercana al santuario de Montserrat, para conversar e intercambiar inquietudes acerca del fenómeno de orden social denominado OVNI.

Este pasado día 11 de octubre Luís José Grifol y un servidor, Fran Recio, no pudimos hacer acto de presencia por motivos personales, pero según las indicaciones de amigos que si se acercaron hasta el lugar, comentaron que no hubieron incidencias destacables. Como siempre es necesario insistir en que estas reuniones van mucho más allá de “ver OVNIS” pues Ellos no están para dar espectáculos, pero es una gran ocasión que mes a mes se repite para dar paso a inquietudes ufológicas.
En ocasiones los avistamientos son multitudinarios, son vistos por un gran número de personas, pero a veces me pregunto y creo que en realidad es algo personal, esto para mí se evidencia cuando por ejemplo en Montserrat, aparece una luz extraña en pleno cielo a la vista de todos, pero por unas causas u otras, el objeto o luz tan solo es visible por unos pocos. Y tampoco son escasas las ocasiones en que sin haber habido avistamientos en la explanada, algunas personas los tienen antes o después.
El fenómeno OVNI continua planteando interrogantes, los gobiernos lo siguen usando según conveniencias y muchos objetos “de aquí” son pasados por OVNIS, pero lo evidentemente cierto es que hablamos de un fenómeno real, que ha interesado, que continua interesando a los gobiernos y que desestabiliza conceptos preestablecidos.

Los días 11, las madrugadas 11 son un momento ideal para el intercambio de impresiones, para compartir experiencias y no sentirse extraño, pues los casos de contacto y avistamiento OVNI se suceden día a día en cualquier parte del mundo.

En esta ocasión, este pasada madrugada del día 11 los asistentes clamaron el nombre de Luís José Grifol, lo que evidencia la gran estima de muchos y lo que liga estos encuentros a su persona.

No en pocas ocasiones alguna manifestación nos ha dejado “sin habla”, perplejos diría yo, y aun cuando solo se haya presenciado en una ocasión el fenómeno OVNI, es una sensación que trasciende y que inevitablemente genera preguntas, puede que algunas sin respuesta, pero todo cuanto nos haga pensar, razonar y no seguir los cánones estrictos de esta sociedad, lo interpreto como altamente positivo.

 

Fran Recio (1-11-2012)

©2012