Acuden muchas personas nuevas, percibiéndose una latente ilusión muy prometedora para la continuidad de estas reuniones al aire libre y en plena libertad, consecuentes a la extraordinaria experiencia que aquí  se brinda desde 1980  y que por  ser fin de semana explica también que alcancemos una respetable cifra, a pesar de tener el cielo parcialmente cubierto y amenazante de un copiosa lluvia, a partir de la medianoche según los partes meteorológicos.
Hablamos de la actualidad ufológica y su probable relación con muchos focos de tensión como en las encrucijadas de gran interés geopolítico, como Ukrania, y  la ex colonia británica Hong Kong. También con la probable observación por parte de ELLOS, de  los azotes de brotes de cólera y ébola en África, que por su expansión impredecible trastocan mucho las relaciones con dicho continente a nivel mundial, pudiéndose albergar  dudas en cuanto a si pudieran tratarse de propiciados como arma biológica, por medio de la cual dejar expeditos codiciados territorios, para  mejor explotación, de la ingente codiciada  riqueza que albergan sus entrañas similar a la por el petróleo.  Aclaramos entre todos diversas dudas, y las procuramos despejar con ejemplos según experiencias vividas en Montserrat  y en otros emplazamientos.  Mientras  oteamos el cielo por  los resquicios entre nubes en los que descubre claro. Especialmente el solicitado a los Ángeles Extraterrestres ,  para obtener su señal probatoria de que indican algún acierto en nuestras conjeturas, para con esa base, a no olvidar, poder proseguir  elucubrando y hasta poder tratar de difundir algo en su momento adecuado.
La verdad es que hasta la fecha, nadie ha declarado haber apreciado indicio alguno de la presencia de ELLOS sobre nosotros.  Pero en general se acepta resignadamente y  con renovada esperanza de volver a captarles, pues nos gusta y fascina. Cosa distinta es el importante avistamiento de cuatro días después reproducido a continuación.

Luís José Grífol
2/11/2014

AVISTAMIENTO SUBSIGUEINTE

Hora aprox.: 1:30h de la madrugada del 15/10/2014, Miércoles.
Lugar : Cercanías de Montserrat.
Duración del avistamiento: 8 / 10 minutos.
Testigo: Hombre de 74 años con una vista excepcional.
Contacto: Primera  fase. No hay más testigos.
Descripción:
Ambos,  amantes de los animales, paseamos los perros juntos, y les notamos desde hace 8 días muy nerviosos… demasiado.
El testigo estaba durmiendo y sus perros no paraban de ladrar, finalmente sale de la cama hacia el exterior de casa para hacerles callar y mirar si todo estaba bien. Los perros siguen nerviosos, él cree que es por los gatos que hay por la zona. Se le rompe el sueño y decide quedarse un rato fuera, ve el resplandor de una luz sobre la pared de la casa del vecino y se asoma para ver pero no había nadie, justo mira al cielo y ve esa luz.
Se queda estudiando a ver si es un avión o como él dice el lucero del Alba. Pasado uno o dos minutos como aquello no se movía y era muy grande, la curiosidad le puede.  El objeto quedaba fijo y no se percibía ruido, reinando un silencio perturbador. El testigo se frota los ojos,  para comprobar si los llevaba con legañas, pero  insiste en que no,  después de ser consciente de que aquello era real y no un avión porque como dice, está harto de verlos todos los días, decide tranquilamente seguir observando  durante  más tiempo sin ningún tipo de emoción al respecto, sólo por curiosidad. 
El objeto permanecía inmóvil y palabras textuales: Aquello era tan grande como una rueda de la bici o más, si hubiera estado más cerca,  ¿cuán grande sería?…  Pasados unos 9 / 10 minutos, el objeto sigue en el mismo lugar, sin cambiar de forma, ni tamaño, el testigo durante unos segundos desvía la vista al pie y cuando sube la cabeza aquello ya no estaba. 
Decide entonces ponerse en contacto conmigo por amistad y precaución, (no por ser estudiosos del tema Ovni porque nunca hablamos del tema, pues él es escéptico y se reía mucho cuando le contaba historias, diciendo que eso eran fantasías de la gente, o algo muy personal que solo ve la mente de un receptor),  simplemente se quería poner en contacto para avisarme de lo sucedido (porque como ahora dice: eso no era fantasía era Real).  Como es tarde, se abstiene de llamar,  él piensa que aquello podría tener dirección hacia dónde estoy ubicada que es aislado y zona alta en el parque natural, aunque para no alarmarme desiste y vuelve a su habitación a proseguir una noche como otra cualquiera.  
Recordar que en ésta zona a esas horas no hay nadie fuera, es rural y la vida no transcurre como en la ciudad. El evento ha sido muy local, y  reducido a los pocos testigos que hubieran visto aquello y que posiblemente solo sea este hombre. Aquello no estaba muy lejos de un transformador eléctrico  que queda justo debajo de lo que se vio. Es un pequeño detalle pero creo que tiene sentido.
He sido fiel a la voluntad del testigo y a su descripción.
KN

 

11-11-2014