El pasado 3 de febrero del presente año se cumplieron 12 años del fallecimiento de Doña María Gómez Cámara, la propietaria del inmueble situado en la calle del Real, número 5 de la localidad de Bélmez de la Moraleda.

"La casa de las Caras"

El presenta artículo no pretende ser un recorrido histórico y de acontecimientos acaecidos en un domicilio que hoy conocemos como “La Casa de las Caras”, para ello hay webs más autorizadas y escritos por quienes han vivenciado y experimentado el misterio y lo insólito en primera persona. Un 23 de agosto de 1971, mientras Doña María cocinaba unos pimientos en el fogón de aquella modesta casa, algo sucedió, vió una mancha en el suelo de la cual no se había percatado y tras limpiarla y observarla con atención, pudo ver en ella un rostro de persona, atemorizada salió del domicilio gritando, los vecinos verificaron el rostro, pues por aquella época la dueña sufría la “Fiebre de Malta”, a partir de aquí se han sucedido numerosos acontecimientos, parapsicólogos de la época como Don Germán de Argumosa visitaron el lugar con el fin de dilucidar el misterio, se armó tal revuelo que las notica de “La Casa de las Caras” traspasó fronteras, se llegaron a registrar inclusiones psicofónicas, muchas de ellas muy claras y recogidas por diferentes investigadores, la SEIP encabezada por su presidente, Pedro Amorós y todo un seguido de grandes investigadores de lo insólito llevaron a cabo excelentes trabajos y experiencias en dicho domicilio, algunos de estos investigadores fueron; Ángel Briongos, Pedro J Fernández, Luís Mariano Fernández e Iker Jiménez entre otros, el tema ha hecho correr ríos de tinta en forma de artículos, programas de radio y de televisión se han hecho eco de lo que probablemente podamos definir como el mayor fenómeno paranormal de España, para otros un gran fraude, aunque a día de hoy sigue sin probarse el fraude y el cómo se han formado los rostros de la “casa de las Caras” continua siendo un enigma. No se hallaron pigmentos en los análisis del suelo de hormigón, algunos aseguraron que los rostros estaban realizados con agua y aceite, pero nunca se llegó a probar, aún a día de hoy se siguen escuchando opiniones discrepantes y es que parece que este fenómeno es cual panal de miel, que todo se puede pegar en él.

Pedro Amorós con Doña María Gómez Cámara.

Como muchos sabemos a aquel primer rostro aparecido en la cocina seguirían otros tantos, se llevaron a cabo diferentes comisiones de estudio como “La Comisión Eridani”, pero tal y como muestra Pedro Amorós en su escrito acerca de este fenómeno, los informes, conclusiones y métodos o no aparecían bien reflejados o simplemente no existían, el Doctor Alonso, director del instituto hidrológico de Valencia e investigador del Consejo Superior de Investigaciones realizó una serie de pruebas a uno de los rostros más famosos “El Pelao” mediante técnicas de fluorescencias y de difracción de rayos X, tratando de aportar luz, tal como se habían formado aquellos “rostros”, pero no se encontraron indicios de componentes que hicieran pensar que aquellos rostros eran pintados, a este seguirían otros informes, para quien esté interesado en un recorrido punto a punto y con detalle, recomiendo visitar la web: www.pedroamoros.com

"Los rostros que a día de verano de 2014 se podían observar"

Ha sido tal la controversia generada por este caso que muchos quisieron subirse al carro de la fama y a día de hoy aún hay quien continúa intentándolo, con posiciones a favor o en contra. El tema ha quedado notablemente mermado tras la desaparición de María y por las controversias y polémicas varias y algunas muy duras sobre el tema y sobre quienes lo investigaron, que a día de hoy poco se habla del tema, sin embargo un fenómeno que sigue sin esclarecerse, merece siempre la atención pese a quien pese.
Se llevó a cabo un experimento mediante hipnosis, el cual no me parece excesivamente acertado debido a posibles inducciones, que desde luego no tienen por qué ser voluntarias. Se han vivido tantas experiencias en el lugar que describirlas sería ardua tarea,  supuestos aportes, movimientos de objetos, psicofonías… Desde aquí y haciendo un pequeño paréntesis quiero reconocer el trabajo de quienes de forma desinteresada, incluso aportando emolumentos de su propio bolsillo, han llevado a cabo trabajos de investigación.
Las hipótesis de la formación de las caras son muchas, pero de momento ninguna concluyente, sin embargo algo o más bien alguien parece íntimamente relacionada con el fenómeno, la propia María Gómez Cámara, parecía existir un estrecho vínculo entre aquellos rostros, su familia, las condiciones en que muchos de ellos fallecieron durante la Guerra Civil, algunos de ellos en el Santuario de la Cabeza (Lugar de increíbles sensaciones)  y aquellos rostros que enmudecidos parecían querer gritar con tono agonizante, si existía algún mensaje, posiblemente fuese personal hacia María, estoy convencido, aunque no pueda probarlo que María, poseía dotes mediúmnicas, era una sensitiva en potencia que sin saberlo hacia de antena receptora de un fenómeno que se manifestaba en forma de caras, hay muchas personas con dotes similares, algunas de ellas se van sin que salgan a la luz sus dotes, podríamos decir paranormales, pero este caso tras hacerse mediático, su trascendencia fue total y perdura hoy en día.

"Sensaciones muy especiales"

Cabe volver a insistir en que para algunos se trata de un gran fraude, posiblemente la controversia que ha generado este caso y la contaminación mediática han hecho de algo para mí “bonito” un fraude para otros. Se habló mucho del interés económico por parte del pueblo e incluso por parte de los descendientes de María, pero un platillo en la entrada con el fin de que cada uno de lo que tenga voluntad no me parece un negocio y más aún, cuando al menos hasta este año pasado 2015, un cartel en la puerta de la Casa de las Caras, con un número de teléfono al cual llamar en caso de querer visitarla, una buena atención, una charla agradable con quien muestra la casa y nunca se nos hace referencia a dinero, pero bien se merece aportar algo por unas atenciones, más que esmeradas.
Algunos hablaron del posible mal psicológico que se podía estar haciendo en vida a Doña María, incluso yo mismo durante un tempo barajé esa posibilidad, sin embargo no hay más que oírla en cualquier programa de radio o entrevista, aquellas caras dieron más vida a su dueña. He intentado escuchar todo lo que he podido del tema, eso sí, sobre todo haciendo hincapié en aquellos que investigaron el caso o que al menos han visitado el lugar, un enclave que por cierto hasta el año 2014 no visitamos y era algo pendiente, me hubiese gustado visitar la casa en vida de Doña María, pero no me fue posible y antes que posiblemente el fenómeno acabe por extinguirse del todo, había que hacerlo, fue de esta manera que animado por Ana P. y de visita por Granada nos decidimos a visitar, la que fue y quizá siga siendo la casa “más misteriosa” de España.


Crónica de una visita:
Enormemente ilusionados comenzamos el recorrido por carretera hacia Bélmez de la Moraleda, he de reconocer que una especie de “gusanillo” me revolvía el estómago, y es que hay enclaves y misterios que  por una causa u otra son reconocidos como iconos del misterio, y este sin duda era uno de los “grandes”
Reconozco también que algo muy especial sentimos, cuando subiendo la cuesta hacia el pueblo, nos encontramos con el cartel de la localidad, todo cuanto me habían contado y había escuchado no tendría la oportunidad de verlo ni de experimentarlo, pero tan solo el poder pisar aquel angosto suelo de hormigón, para mí resultaba de lo más especial.

"Ilusionados con el que posiblemente sea el fenómeno paranormal más importante de España hasta la fecha"

"Fran Recio y Ana Pozo"

Me sorprendió el ver la fachada de aquel domicilio que tantas veces había visto en televisión, la casa cerrada pero un cartel con un número de teléfono escrito al cual llamar para los interesados en visitar la casa, a pesar de no ser festivo, ni un día especial, mi compañera se decidió a llamar, decir que a los pocos minutos estaba con nosotros Miguel Pereira, hijo de María, quien nos atendió de forma totalmente amable y cuando metió la llave en la cerradura para abrir la puerta, algo de nuevo me invadió, una sensación tras otra. Una casa muy modesta, algo reformada en un par de estancias, pero la entrada, aquel suelo de hormigón y aquella salita en donde María atendió y habló con tantas y tantas personas interesadas en el enigmático fenómeno, seguían prácticamente intactas, aquel rostro tantas veces fotografiado, plasmado en aquel pedazo de hormigón, enmudecido por el paso del tiempo, parecía gritar, parecía querer hablar en un idioma, que quizá solo Doña María entendía, nada más entrar en el domicilio observamos algunas fotos colgadas en las paredes, reconocí de inmediato a diferentes investigadores, Iker Jiménez, Germán de Argumosa o Pedro Amorós, entre otros, Miguel se percató en seguida que de alguna manera estábamos metidos en el mundo del misterio, lo cual le alegró, pues nuestra emoción era plenamente visible, comentamos mucho acerca del tema con Don Miguel, alguien que ha convivido con el fenómeno más de cuarenta años, él mismo nos comentaba como al principio sentía un cierto temor ante las caras que aparecieron, pero como con el paso del tiempo se fue acostumbrando, él fue quien pico la cocina cuando aquella primera cara apareció, con el fin de eliminar aquello que más tarde se reproduciría en mayor escala, dando como resultado decenas de rostros nuevos, que se iban transformando con el tiempo, algunos desaparecían para dar paso a otros, pero lo que sin duda más caracterizaba a estas caras, es que no se trataba de pareidolia, si no que fuese quien fuese quien observaba aquellos rostros, desde luego los interpretaba como claras caras, la vista no duró demasiado, pero fue más que intensa y para mí, incluso añadiría necesaria, dando las gracias a Miguel, nos despedimos, prometiéndonos a nosotros mismos, volver en otra ocasión, y hablando de volver, recomiendo a todas aquellas personas que deseen visitar y adentrase un poco en este tema, visitar la casa antes de que desaparezcan los últimos rostros que aún perduran y que cada uno sienta y opine por sí mismo.

"Investigadores y crónicas acerca de la Casa de las Caras. (Muestra a la entrada del domicilio)"

Según ciertas crónicas Bélmez se enriquecería en gran manera, decenas de autocares irían a visitar el enclave y el actual museo de las caras de Bélmez, al cual no me he referido puesto que al comparar, al observar detenidamente los primeros rostros y estos nuevos aparecido también en otros domicilios, a mí juicio no es “la misma cosa”, no puedo tildar estos nuevos rostros de fraude por no tener base para ello, pero si existe una especie de alarma psíquica en cada uno de nosotros cuando nos encontramos ante un posible misterio, desde luego esta no ha saltado ante estos nuevos rostros, por lo que los omito y me centro únicamente en el caso primerizo, seguramente habrá quien me tache de ignorante, de crédulo o de interesado (no sé en qué) pero desde luego y hasta que se demuestre lo contrario, defiendo este fenómeno del cual tanto y tanto se ha hablado y especulado.
Cuando uno comienza a adentrase en este enigma comienzan a surgir piezas de un puzle que necesitan ser encajadas, lo cual no es fácil y siempre falta alguna, pero uno de los lugares obligados y anexos al tema, es el Santuario de la Virgen de la Cabeza, en donde tantas personas perdieron la vida, si uno llega a sentir “algo” especial en la Casa de las Caras, desde luego este Santuario no deja indiferente, en el cementerio una lápida recuerda los nombres de mujeres, hombres y niños que perdieron la vida  en el enclave, tumbas sin nombre, una verja nos impedía el acceso al interior, sin embargo ese halo de misterio, esos gritos en silencio, es posible escucharlos desde el otro lado de la verja, un lugar en donde permanecimos algunos minutos en silencio, contemplativos y meditativos en donde una pequeña grabadora registraba el sonido del silencio, apenas entullecido por el viento a la vez que grababa en video en alta definición, un equipo que se paró aparentemente “sin motivo” varias veces, tal vez la casualidad, una casualidad por cierto que no ha sucedido en ningún otro lugar, un desgaste anormal de las pilas convencionales, hasta en dos ocasiones, apenas dos minutos de grabación con cada par, tal vez lo que quiera que sea, no le guste de ser molestado, o tal vez como aviso de intenciones, de “un decir, aquí estamos”, posiblemente sea mucho especular, pero quienes hemos visitado tantos lugares de tragedia, lugares en donde se han sucedido o sufrido experiencias de gran emotividad, es sabido y común, que estas cosas pasan, y eso es un hecho. Todo el recorrido de visita desde el principio del camino, hasta las catacumbas del santuario, son de merecido interés, pero este enclave deberá formar parte de otro artículo.

"Charlamos del fenómeno con Miguel, a quien agradecemos su total disponibilidad y buen trato"

"Tantas cosas habladas.. y tanto por hablar..."

"La sala de estar, muestra de lo que en su día fue"

Me han dicho y asegurado tantas cosas acerca del fenómeno de las caras que he de visitar algunos lugares más en próximas visitas, pues he de despejar algunas incógnitas, no se trata de aferrarse a un misterio simplemente porque se haya dicho que es así, si no que parte de la investigación consiste en pensar y buscar, y, o eliminar posibilidades.
No es mi intención sentar cátedra, y desde luego nada más lejos de mí intención que intentar convencer a nadie, el que no quiera creer, no creerá pese a que tenga pruebas de lo contrario, y el excesivo crédulo, no necesitará prueba alguna para creer.
Muchos aseguraron como así también lo creo yo que el fenómeno de la aparición y transformación de los rostros se debía por interacción de María, se especuló con la posibilidad de que tras el fallecimiento de la dueña, el fenómeno mermaría hasta llegar a extinguirse, y al parecer así ha sido, las pocas caras que se conservan han perdido su brillantez, tal vez el mensaje que querían gritar, era a oídos únicamente de María, y ahora que ya no está parece que más allá de lo mediático, nadie quiere escuchar a aquellos rostros, hay quien asegura que muy cerca, en el mismo pueblo y en otros domicilios también hay caras, yo he visto algunas, pero la consistencia y  la forma advierten que  no parece ser el mismo fenómeno, estas nuevas caras sean reales o no, para mí, no son lo mismo.
Para quien de verdad quiera acercarse al fenómeno de las caras, recomiendo visitar el lugar y estar frente a uno de los rostros que aún perduran. Aun cuando las caras acaben por extinguirse, seremos muchos quienes recordaremos a  Bémez de la Moraleda, a Doña María Gómez Cámara y a “sus” rostros.

"El suelo de la entrada a día del año 2014"

"Parecen casi observarse rostros..."

"Grabaciones en el cementerio del Santuario de la Cabeza"

Santuario de la Virgen de la Cabeza.

"Tumbas sin nombre y lista de Mujeres, hombres y niños que perdieron la vida en este enclave"

"En la salita de la Casa de las Caras"

"La Virgen de la Cabeza (Santuario)"

No quiero concluir el presente artículo sin advertir al lector que pese a la gran cantidad de caras que se pueden ver en internet y que han saltado a los medios, aparecieron muchos rostros más, me considero afortunado al poder haber visto una colección de fotografías de rostros inéditos, algunos que duraron tan solo unos días y se desvanecieron,  otros a los que no se prestó la suficiente atención, y otros tantos que solo vieron las personas que de verdad investigaron el fenómeno, por descontado que quienes hablaron de oídas, nunca llegaron a ver…

Fran Recio (10-2-2016)


*Agradecimientos especiales a Pedro Amorós, presidente de la SEIP y a Pedro J. Fernandez, investigadores de lo insólito.