Cuenta la leyenda que los restos del cuerpo sin vida del apóstol Santiago, surcaron en una barca hasta llegar a las costas de Galicia, la barca de piedra fue atada a un peñón de piedra conocido como “El Pedrón” en Iría Flavia, dándole sepultura cerca de un bosque, siglos más tarde un ermitaño vio una luminaria sobre el lugar, como si resplandeciera, pasando a llamarse “Campo de las estrellas” de donde deriva el actual nombre de Compostela.

"Supuesta tumba del apóstol Santiago"

Son tantas las leyendas sobre hechos inexplicables  que parece como si esta tierra fuese una especie de conexión entre este mundo y otro paralelo, Rosana Lara nos conduce hasta otro enclave, posiblemente un lugar que pasaría desapercibido para muchos, en frente nuestro una pequeña ermita cerrada y tan solo un prado con centenarios árboles, sin embargo las sensaciones no se hacen esperar, nos encontramos ante un prado de brujas, de Meigas, en donde al parecer las energías de la Madre Tierra emanan de una manera especial, aquí no pocas meigas del lugar han venido para realizar sus trabajos o para sentirse parte de la naturaleza, no en vano cada bruja elige un árbol de la zona, y hay que decir que muchos poseen formas extrañas, que recuerdan caras u otros atributos,  quienes entienden de estas temáticas y yo pienso de igual manera, abrazar un árbol es tanto cargarse de energías de la tierra como descargarse y purgarse de las mundanas, de aquellas que día a día nos imprime nuestra sociedad.

"Bosque de Meigas"

 

"Imágen venerada"

Los que haceres de las Meigas en este lugar, es cosa que no se cuenta ni debe contarse, uno puede imaginar, pero los verdaderos secretos de las brujas no han de ser desvelados al profano, cosa que perfectamente entiendo, pues uno de los pilares de la magia es “Callar” cual semilla en la tierra, en silencio, a veces en soledad, germina para con el tiempo dar su flor o su fruto.
Realizamos una especie de rueda magnética, poco importa si el lector cree en ello o no, pero la conexión entre personas, escuchar el silencio y sumirse con los elementos de la Madre Tierra, desde luego son un especial sentir, unidos de las manos tan solo pretendemos conectar con la naturaleza, puesto que el bosque es un alma viviente, alejados del mundanal ruido uno se deja llevar por las sensaciones  de escuchar al viento, un viento que por cierto se acelera y en pleno agosto hay leves sensaciones de frescor, para aquel que no crea en estas cosas también vale, pues lo que es innegable es el poder de la mente, y estímulos exteriores, como el viento, otras personas o la fuerza de la palabra, de la Meiga que nos guía, son un gran poder, que sí se quiere creer así sugestiona nuestro más profundo subconsciente, para de esta forma hacer que se plasme en nuestra realidad.
La ermita que se encuentra en este lugar permanece cerrada, no obstante en la parte posterior una imagen de la Virgen  es venerada, y velas encendidas están postradas debajo de la imagen, volvemos a encontrarnos ante la sociología del milagro y la fe o posiblemente ante hechos que no podemos explicar de forma satisfactoria.
Caminamos unos metros y nos encontramos una fuente, se dice que quien beba de  ella tendrá salud y prosperidad, todos bebimos de esta fuente. Lo cierto es que este tipo de fuentes anexas o no a ermitas son comunes en Galicia,  pero muchas de ellas no figuran en los mapas y los lugareños son quienes mejor las conocen, tal y como en otras ocasiones tendremos la oportunidad de comprobar.

"Aguas mágicas o milagrosas"

Nos dirigimos al monasterio de Samos (Mosteiro de Samos) un lugar increíble, de incalculable belleza basada en la religiosidad y a pesar de visitarlo tan solo por algo más de una hora, si uno observa, queda fascinado, como decía en la primera parte de este artículo, es necesario sentirse viajero y no turista, para quien verdaderamente quiere conocer.

"Principal del Monasterio de Samos"

El monasterio irradia una belleza difícil de describir para quien es capaz de apreciar el arte aun no siendo un entendido. En su interior todo cautiva, pero algo que llama poderosamente la atención son la estatua del Rey Fruela I, protector del monasterio y la de su hijo, el Rey, Alfonso II “El Casto” , personaje muy importante en el Camino de Santiago, puesto que fue durante su reinado el descubrimiento del supuesto sepulcro del apóstol Santiago, pero son tantas las cosas que llaman la atención que será imposible hacerse eco de todas, por descontado cautiva la grandeza de la Iglesia, sus dos sacristías, la estatua del Padre Benito Jerónimo y la fuente de Las Nereidas con cuerpo de serpiente y grandes pechos, un lugar privilegiado en vistas, imagen que muestra al peregrino,  y otra imagen representación de la Virgen de la Soledad, tan venerada en Zamora, esta imagen no debe pasar desapercibida, pues tiene unas connotaciones muy especiales, si se la mira fijamente a los ojos, la virgen de la Soledad, parece mirarnos y seguirnos con su mirada, hay tal realidad en sus ojos y en su mirada, que parece poseer vida propia, tal vez sea una ilusión óptica o el acierto del escultor, lo cierto es que la imagen tan solo puedo calificarla y describirla como muy especial.

"Alfonso II "El Casto"

"Fruela I"

"Apóstol Santiago" "Peregrino"

"La Virgen de La Soledad, una imágen que parece tener vida, si se la mira fijamente a los ojos, parece que esta, nos sigue con su mirada"

Hubo algo en este monasterio que me sorprendió de forma especial, una caja para donativos con la imagen de tres personas en llamas, parece una caja salida de la edad media en donde por unas monedas se aseguraba la salida de un ser querido del “Purgatorio”.

"Por las almas del Purgatorio"

"Ana y Rosana Lara, junto a un cruceiro muy especial"

No es de sorprender encontrarse por doquier los cruceiros, ni imágenes que hacen referencia al camino iniciático de Santiago.
Nuestra próxima parada, la ermita de la Virgen del Corpiño. Cada ermita es especial, en Galicia la fe se vive de especial manera y con total sentimiento. En esta ermita a día de hoy se realizan exorcismos, sorprende ver como las paredes de la ermita están llenas de cruces rojas pintadas, nuestra experiencia en este enclave fue del todo singular y especial.

"Nuestra Señora de la Virgen del Corpiño"

Una bella ermita aunque prohibidas las fotos en el interior. Llegamos en un momento preciso, pues se realiza y fuimos testigos de ello, una especie de romería en donde se saca la imagen de la Virgen del Corpiño alzada a hombros, la cual da una vuelta a la ermita deteniéndose justo antes de volver a entrar, en este momento los fieles pasan uno a uno por debajo de la imagen, la finalidad es la purificación y bendición, honor a la Virgen del Corpiño, una vez todos los que han deseado han pasado por debajo, se vuelve a depositar la imagen en su lugar en el interior de la ermita, se invocan plegarias y finaliza el acto para dar lugar a otro, algo inusual para mí, la gente hace cola esperando la bendición del párroco, pero más que bendición y tal y como apuntaban los lugareños, en realidad se trata de una especie de exorcismo, el cura recita unos salmos, pronuncia unas palabras y pasa una rama de laurel por el cuerpo, curiosamente o quizá podríamos decir de forma intuitiva se detiene por más tiempo con algunas personas, a las cuales les dice que necesitan más “limpieza”, así ocurrió con alguien de nuestro grupo, curiosamente quien más está expuesta a habladurías, envidias y quién sabe si alguna que otra intención mágica.

"La imágen de la Virgen del Corpiño es alzada a hombros y da la vuelta a la ermita"

"Pasión y fe"

"El Ritual de pasar por debajo de la imágen"

Continuamos nuestro periplo por tierras de Galicia, otra ermita por visitar, pequeña, de piedras de la tierra, una fuente anexa que según se cuenta emana agua milagrosa, se bebe por tres veces y se pide un deseo, para que este sea concedido es necesario pensar en él dando siete vueltas a la ermita por el exterior, y así lo hicimos, uno puede o no creer en estas tradiciones o leyendas, pero desde luego, el respeto ha de estar presente.

"Tras beber de la fuente, pedir un deseo y dar siete vueltas a la ermita, el deseo si es honesto, será concedido"

"La fuente de la ermita, quien beba de esta agua tendrá prosperidad, así se cuenta"

Los parajes gallegos invitan a la reflexión, la magia se funde con la infinidad de tonalidades verdosas del paisaje, paz y serenidad nos inundan, pero en determinados lugares, el misterio se puede saborear, en ocasiones convertido en miedo a lo desconocido, leyendas que siguen arraigadas en cada rincón de esta tierra, meigas que necesitan reencontrase con su madre tierra, con sus orígenes en donde las energías están presentes de forma muy especial, otras meigas, mayores en edad muchas de ellas, continúan con sus labores, fraguando sahumerios, bendiciendo la tierra y transmitiendo de boca a oído aquellos secretos ancestrales a la persona que sea merecedora de ello y esté presta a escuchar.

Nuestra última jornada ha concluido, un recorrido vertiginoso por algunos de los encantos gallegos, un sabor agridulce nos inunda, dulce por cuanto hemos saboreado, agrio, solo en parte porque prometemos volver, quien visita esta tierra y la siente, de alguna manera, ya forma parte de ella.

 

Fran Recio (27-9-2015)